La estupidez humana tiene su historia

Los antiguos habitantes de las islas Palau, famosas por ser bastiones japoneses durante la Segunda  Guerra Mundial, usaban grandes rocas planas con un agujero en el centro como moneda local; mientras mas grande la roca, mayor riqueza era la de su dueño. Pero también, mientras más grande, mas difícil de transportar, así que los acaudalados dueños de rocas gigantescas no las movían, se conformaban con saber de su existencia, de su posesión y por consiguiente de su poder económico. Y los demás habitantes del pueblo así lo reconocían. Claro que la evolución del pensamiento condujo al abandono de este sistema ya que a todas luces es un completo sin sentido, pero lo extraño del asunto es que se lo abandonó para adoptar otro sistema que, en esencia, es exactamente igual. Cuando el capitalismo se dio cuenta que el patrón oro era una medida monetaria subjetiva, ya que basaba la riqueza en un metal guardado en bóvedas exactamente como las piedras de Palau,  la conclusión lógica debió haber sido cambiar un sistema tan estúpido por otro que sea mejor diseñado. Pero eso no ocurrió. Lo que concluyeron las grandes mentes económicas fue que, ya que la riqueza era algo subjetivo (basado en metales y billetes que nadie puede comer, que en esencia no valen nada), el patrón oro limitaba su “libertad de acumular” (ya que el oro no se crea, se extrae y por tanto es limitado), por tanto había que eliminarlo para poder emitir billetes libremente. Y cuando el papel moneda se convirtió en otra traba, pues fácil,  empezaron a usar los computadores que aumentan números en las cuentas bancarias para enriquecerse con números que en realidad no existen. 

Quizá este diagnóstico resulte reduccionista, pero simplificando los aspectos técnicos es así como funciona. Si, así de tonto como suena. Porque en realidad, la estructura social se encarga de hacer pasar como “política seria” a la estupidez humana, acciones y actitudes a la vez más idiotas unas que otras y que solamente la historia es capaz de develar en su real y completa ridiculez. En éste libro que se puede descargar desde acá se muestran  muchas de las estupideces que se han concebido a lo largo de la historia en nombre de las más extrañas causas y que en su momento fueron vistas como geniales; lo que nos da la esperanza de que las barbaridades del sistema político y cultural actual algún día se verán como lo que realmente son: nuevos capítulos de la historia de la estupidez humana…

TABORI PAUL – Historia De La Estupidez Humana

headband_copia_3897

Anuncios

Las venas que aún están abiertas…

167658_1797807034987_725631_nA finales del siglo IXX, el gran dramaturgo August Strindberg escribió una carta al pintor Paul Gaugin en la que exponía las razones por las que detestaba la pintura del artista francés. Y Gaugin usó esta carta como prólogo a su exposición pictórica con el sugestivo título de “El choque entre su civilización y mi barbarie.(http://www.arqfdr.rialverde.com/8-S_xix/gauguin.htm). Hoy en día es aquella carta la mejor descripción de la extraña e inquietante obra del gran pintor. Intentaré hacer algo análogo. Plinio Mendoza, Carlos Montaner y Älvaro Vargas Llosa hacen una descripción de Las venas Abiertas de América Latina  (Eduardo Galeano, 1971) en su libro Manual del perfecto idiota latinoamericano… Descripción que en algún lugar reza:  “El título, perdidamente lírico, es ya una elocuente muestra de lo que viene detrás: América Latina es un continente inerte, desmayado entre el Atlántico y el Pacífico, al que los imperios y los canallas a sus órdenes le succionan la sangre de las venas, esto es, sus inmensas riquezas naturales. Como una enorme bandera norteamericana en forma de cuchillo que destripa sin compasión a una Sudamérica que se desangra. Precioso.” Palabras que lejos de mostrar un análisis de oposición al contenido del texto de Galeano, desarrollan una protesta furibunda (y como todos sabemos, la rabia surge de la carencia argumental), cosa que en dicho texto ya se prevé como la probable réplica al mismo. Dada la innegable importancia de Las venas abiertas para la comprensión de la historia de nuestra vilipendiada región, entrego aquí para quien aún no lo ha leído, el texto que tan brillantemente concibiera Eduardo Galeano y que ha sido censurado, prohibido y que a su autor le costó el exilio. Texto que brinda un diagnóstico político cuyo conocimiento es más que necesario para los latinoamericanos y al que, contrastando con el pensamiento de Mendoza, Montaner y Vargas Llosa, le cuadra perfectamente un parafraseo del título que de su obra hiciera Gaugin: El choque entre su civilización y nuestra barbarie…   

GALEANO EDUARDO – Las Venas Abiertas De America Latina

La prodigiosa historia de un atentado

43

Recapitulemos: el pasado 15 de abril dos explosiones junto a la línea de meta de la maratón de Boston sorprendieron a los Estados Unidos, las víctimas fueron tres, mientras que los heridos ascienden a 183 personas, 23 de las cuales están en estado crítico. Inmediatamente se iniciaron las investigaciones y luego de 5 días, gracias a la eficiencia del servicio de policía norteamericano (que, obviamente no es la institución disfuncional de la que habla Moore en sus filmes) los responsables fueron reconocidos, perseguidos y capturados, incluso uno fue abatido de manera legítima (en los Estados Unidos nadie duda que la muerte de un terrorista es completamente legítima)…y la historia toca a su fin. Aunque todavía queda la historia de los “comunistas resentidos” que desde la red hablan de autoatentado (http://www.aporrea.org/actualidad/a14987.html), de montaje, que culpan al profesor Chomsky por ser el MIT uno de los escenarios de esta historia, que etiquetan a los culpables como “pobres perturbados” en el supuesto de que defienden causas de extrema derecha, o que los tildan de “monstruos criminales” si reconocen sus ideologías como apegadas a la izquierda… Bueno, resulta que ni lo uno ni lo otro; se trata de Tamerland y Dzhokhar Tsarnaey, dos hermanos de la región rusa de Chechenia que estudiaban en los Estados Unidos desde el 2007 y que –para el norteamericano promedio esto explica su demencia- eran musulmanes. Mal de males. No me atrevería a defenderlos sin pruebas contundentes, ni a calificar todo como un burdo montaje ya que, como sabemos, la verdad suele ser bastante relativa. Pero para cualquier persona no demasiado versada en asuntos políticos resulta un completo insulto a la inteligencia el modo como los medios de comunicación presentan esta noticia, tanto que cualquier persona con algo de sagacidad llegaría a la conclusión de que, o bien la prensa es un reducto de retrasados mentales (conclusión no tan errada) o bien se está escondiendo algo. Vamos a ver los puntos más extraños de toda esta historia, aclarando que, todos los datos aquí expuestos son de dominio público, la mayoría se encuentran en la misma cuenta de twitter del departamento de policía de Massachusetts https://twitter.com/Boston_Police :

Las dos bombas caseras que explotaron el lunes en Boston fueron construidas de manera artesanal en ollas de presión, aparentemente eran más de dos pero la oportuna acción de la policía neutralizó las otras que pudieron ser detonadas a distancia (muy lógico, ollas de presión detonadas a control remoto); el viernes se dió una hollywoodiense persecución en la que los hermanos iban disparando y lanzando explosivos a sus perseguidores, según algunas fuentes los sospechosos lanzaron a la Policía una bomba hecha con una olla de presión, tal como fueron preparadas las que colocaron en la Maratón (bueno, lanzar una olla de presión en plena persecución no lo he visto ni en Hollywood). Las autoridades dicen que uno de los sospechosos está armado con rifles, pistolas y granadas, y, en el cruce de balas que se da en el MIT, Sean Collier, policía, es asesinado por los dos hermanos. Según las autoridades, el policía nunca confrontó a sus asesinos ya que su arma de reglamento permanecía en la baqueta (atención: un joven de 19 años con rifles, pistolas y granadas contra un oficial desarmado).

Los sospechosos lograron refugiarse en Watertown, donde uno de ellos, al que el FBI llama sospechoso número 1, fue abatido a tiros por los agentes.  El segundo sospechoso “pudo escapar del automóvil” y huir, explicó un mando policial, aunque luego de algunas horas de una búsqueda casa por casa fue apresado. Un portavoz de la Policía de Massachusetts confirma mediante un comunicado que en el apartamento de los sospechosos encontraron bombas caseras, y más de 200 municiones (en casa de cada psicópata norteamericano se ha encontrado algo parecido, quizá todos son parte de una especie de Ku Klux Klan) cosa que, aunque suene paradógico, convence más a los norteamericanos de que la libertad de poseer arsenales caseros para defenderse es vital. El mismo portavoz, al tratar de explicar algo de lo sucedido dice que no eran más que terroristas que vinieron a matar gente (esto si lo aprendió en alguna de las entregas de Ironman) y para dar el toque que faltaba, un invitado de Fox News y la CNN, el comentarista conservador Erik Rush, provocó una polémica al proponer una matanza de musulmanes en respuesta al atentado de Boston.

El padre de los jóvenes ha asegurado desde Rusia que su hijo (cuando el primero ya había sido abatido) es inocente. Respuesta natural de un padre, hasta que extrañamente sostiene al puro estilo de Bin Laden que si matan a su hijo, se desatará el infierno. También dijo que si bien es inocente, apelaría a su hijo a rendirse pacíficamente. Agregó que su opinión es que los servicios secretos se la han jugado a sus hijos porque son creyentes musulmanes. La opinión del padre, en su casi totalidad, era algo de esperar. Lo raro es la declaración de Ruslan Tsarni, tío de los implicados, que ha querido distanciarse de los hechos, llamando “perdedor” a su sobrino y exigiéndole que se entregue y que pida perdón a los Estados Unidos. Y de su sobrino fallecido dijo: “Se lo merecía. Era un perdedor. No se merece vivir en este mundo” (bueno, alguien me dijo que el nacionalismo en Norteamérica es exacerbado de un modo arcaico, pero una actitud así no me parece lógica ni por estas tristes circunstancias).

Para terminar, la policía de Boston publica un sinnúmero de agradecimientos y dedicatorias al más puro estilo populista. “La caza se ha acabado. La búsqueda ha terminado. Se acabó el terror. Y la justicia ha ganado”, “Viva Dios y viva Norteamérica”, y algunas cuestiones más que se pueden leer en el twitter.  La gente salió a las calles con banderas norteamericanas y vitoreó a los héroes. Los vecinos de Waterston, Cambridge y Boston, que habían sido instados a quedarse en sus casas todo el día, tomaron las calles y bebieron, celebraron y llenaron de gritos patriotas el aire que todo el día había estado enrarecido, con todo el área metropolitana convertida en escenario de una potente operación policial y militar. Lo bueno es que el gran final no será oscurecido con declaraciones impropias ya que Dzhojar Tsarnaev, el joven que fue detenido, no puede hablar por heridas graves en su garganta (demasiado conveniente, a mi parecer). Pero, por desgracia, quien sí estuvo a punto de arruinar el patriotismo fue el presidente Obama cuando en lugar de repetir la versión de que “eran monstruos por ser musulmanes”, habló de los sospechosos como “jóvenes que han crecido y se han educado en Estados Unidos”.

Después de todo, no me atrevería a sentenciar que todo esto fue un montaje, pero el modo de actuar del oficialismo norteamericana crea la duda… Y el tener esa duda en lugar de aceptar la versión de quienes dicen representar al pueblo es lo indignante…

Alejandro Villalba Nieto

http://nuevodesordenmundial.blogspot.com/2013/04/alex-corrons-el-atentado-de-boston-pudo.html

https://twitter.com/Boston_Police

http://www.aporrea.org/actualidad/a14987.html

La irracionalidad es libertad

El ser está condenado a ser libre, eso es indudable, pero alcanzar la conciencia de la libertad verdadera, (de esa libertad que es la constatación de la soledad, de la falta de leyes regidoras de la conducta humana), es un golpe brutal, un puñetazo en la cara de quien lo consigue puesto que de repente logra comprender que todo, absolutamente todo lo que hizo, hace o podrá hacer se desplomará en el pozo sin fondo del azar… Por esto es que para muchos es mejor vivir de las mentiras reconfortantes y no hacer frente a las verdades, que por ser verdades suelen ser tristes y dolorosas…

Pero si alguien logra ver el completo sin sentido de la existencia entonces ya no hay marcha atrás; será capaz de comprender los argumentos positivistas pero no podrá digerirlos, para él la inducción se acabó, las leyes generales no pueden ser axiomáticas, todo, absolutamente todo tiene que ponerse a disposición del método experimental.

Entonces, desde que las categorías no se descubren (porque no existen) sino que se crean en función de un ordenamiento mas o menos aplicable; y desde que la filosofía dejó de preocuparse por comprender -derecha-, o transformar -izquierda- al mundo y se limitó a describirlo en todo su sin sentido (ya que no puede y nunca pudo hacer mas que eso); es desde aquí que se puede hablar del ser humano como un ente completamente libre; y por esto es que desde aquí también nacerán tesis para una convivencia más armónica, tarea que en virtud de la irracionalidad de la existencia, nos corresponde únicamente a nosotros…

Alejandro Villalba Nieto

Crisis del arte


En_tiempo_de_crisis_funambulista_n_1_

Mientras el ser humano y sus circunstancias caminan (en su mayoría sin percatarse) a paso agigantado hacia la aldea global, mientras la política actual se encarga de expandir el individualismo hasta en las colonias de las agenciosas y comunitarias hormigas, mientras los principios hollywoodienses se tragan al mundo y a sus fallidos intentos -ortodoxos o vanguardistas- de hallar nuevos caminos estéticos y culturales, mientras en los lugares mas recónditos de nuestro planeta puede faltar el techo, vestido, agua potable, pero no (¡eso nunca!) los productos de la última novedad discográfica primermundista o la camiseta que en otro tiempo hacía honores a Mickey Mouse y que hoy por hoy rinde tributo a un personaje baluarte del consumismo, pero diferente cada día…

En resumidas cuentas, mientras la complejísima diversidad de gustos y estilos instaurada por la otrora gloriosa posmodernidad, es consumida sin clemencia por el capital; el artista estará destinado a perder  su razón de ser. Y las tablas salvavidas que el intelectualismo o cualquier otro héroe contemporáneo quiera usar para rescatarlo, servirán únicamente para engrosar la ya colapsada producción contemporánea que, paradójicamente, es una de las causantes de la debacle consumista. En otras palabras, el que un trabajo artístico actual sea de calidad es completamente irrelevante; porque si no tiene financiamiento estará condenado al olvido, mientras que de tenerlo, será absorbido por el sistema vigente y se convertirá en una imagen entre cientos que aplastarán y, mas temprano que tarde, serán aplastadas por el peso de la nueva producción.

El ritmo de la vida hace que el ser humano consuma arte con la misma autómata indiferencia y velocidad con las que consume hamburguesas, y esto obliga que la oferta del hacedor cultural se ajuste a estas circunstancias; crean productos literalmente “masticados” y que ahorran el tiempo de detenerse a observar, razonar, abrir los canales emotivos o simplemente dejarse llevar, requisitos hasta hace un tiempo indispensables para que un trabajo artístico sea saboreado por el espectador. Y el producir arte que no se ajuste a esta realidad implica quedar estancado en el pasado o servir únicamente para el disfrute de los financistas del mismo.

Cierto es que éstas aclaraciones sólo muestran una cara de la moneda, ya que gran parte del mundo cultural se encuentra en la gigantesca  tarea de devolverle al ser humano eso que forma parte de su esencia; lo humano. Para lo cual se valen de rescates culturales y/o metodologías que, difiriendo con quienes defienden la pureza del arte, se apoyan en ciencias humanas  como la pedagogía, la antropología, la política, o exactas como las matemáticas. Por ejemplo el rescate cultural en el Ecuador en los últimos tiempos ha producido buenos resultados, y  gran parte de su éxito lo debe al tinte nacionalista con el cual se fomenta el mismo. Es decir que el nacionalismo es una “herramienta” usada para el rescate cultural, así como podría serlo (y en gran parte del ejemplo propuesto también lo son) alguna de las ciencias anteriormente mencionadas.

Pero (y es aquí donde se vuelve relevante el análisis inicial), ¿cuál es la finalidad de este rescate? Pues la misma de la creación artística actual, sea esta intelectualmente compleja o de consumo, y que a su vez es la misma finalidad de la agricultura: el producir algo vital para el ser humano, y que, al igual que los alimentos, puede ser de buena o mala calidad, lo cual no quita que sea  imprescindible. La verdadera consecuencia de que esa producción se automatice es que eso equivaldría a comer trigo todos los días; no nos exterminaríamos por el hambre sino por la insuficiencia fruto de la falta de los elementos que surgen de la variedad. En otras palabras sin éste rescate tendríamos que esperar a ver, como cultura occidental  que nos extermina primero: si la obesidad fruto del exceso de grasa o la idiotez fruto del exceso de telenovelas…

Alejandro Villalba Nieto

Ópera en la actualidad

La ópera hoy por hoy está sometida a un cambio radical, desde los teatros clásicos de la vieja Europa hasta las grandes figuras que surgen milagrosamente de nuestra Latinoamérica. El clásico principio de lucimiento para un público que no necesita entender el argumento –por que ya lo conoce- se reemplaza por el trabajo por y para gente nueva. Se sustituye paulatinamente la competencia olímpica entre tenores y “primas donnas” por una acción dramática que no pierda el efecto teatral ni los principios stanislavskianos. Estas y otras importantes reformas actuales son grandes pasos en la recuperación de la más completa de las artes que paradójicamente es una de las menos conocidas…

Hace algún tiempo leí un texto de acercamiento a la ópera cuyo mentor decía que la virtud que tenía de hacerse entender en el tema (y claro que la tenía) era porque no nació escuchando ópera como suelen nacer los conocedores de la misma, sino que aprendió a apreciarla sin que eso implique menospreciar la música popular de su entorno (Ron David, 2006). Entonces es que pude visualizar la posibilidad de hacer lo mismo; promover el gusto por el género pero desde una posición estrictamente autogestionada, al mas puro estilo del artista popular… Claro que no me siento con la autoridad moral ni técnica suficiente como para desempeñarme en un área maravillosa pero en extremo compleja y cuyos exponentes por lo general invierten grandes cantidades de dinero y tiempo (en ocasiones hasta 16 horas diarias) para ganarse el título de directores, escenógrafos, productores o cantantes. Pero si concibo esta idea es porque en la ópera hay una terrible falencia, y es que solo se dirige a un tipo de público: el burgués. Anteriormente al burgués aristocrático y con las reformas actuales al capitalista pero sin ampliar su espectro de acción mas allá de él. Público que, por su misma calidad de burgués, tiene la posibilidad de financiar con abonos costosos el trabajo operístico, y por lo tanto, lo mantiene alejado de las masas. O lo que es lo mismo, la gente en general no detesta la ópera por considerarla aburrida como se argumenta, sino por que el capital y la aristocracia parsimoniosa (es decir, aburrida) la han secuestrado. Claro es que no valdría la pena una ingente inversión en un trabajo cuyo costo no se recuperaría con una taquilla barata; pero lo que descubrí con la lectura mencionada al inicio del párrafo es que una gran inversión no es estrictamente necesaria. Si una lectura sobre un tema complejo resulta más inteligible cuando no es tratada por especialistas imbuidos en la materia sino por autores no especializados a fondo pero que comprenden y sobre todo disfrutan el tema, entonces pienso que la forma mas práctica de promover la ópera es presentándola como algo sencillo, adaptable y barato.

Claro que con semejante declaración he visto venir una montaña de objeciones fundamentadas en razones poderosas; como que en los mismos teatros de ópera y con  las gigantescas inversiones no se suele lograr los resultados esperados, o que la ópera es en esencia compleja y esforzada por lo que una propuesta popular de la misma no pasaría mas allá de la simple mediocridad, o que de lograrlo se estaría creando precedentes para promover en esta rama los trabajos sin esfuerzo tan comunes en los actuales tiempos, y otras muchas razones de por más acertadas y válidas.

Creo que lejos de cualquier objeción, la idea se presta para dar respuesta a estas refutaciones y para difundir una metodología, estrategia y visión de trabajo específicas; que en este caso representan muchísimo mayor esfuerzo en su formulación que en la praxis que pueda surgir de lo proyectado. En primer lugar al ponerse en el plan de realizar un trabajo artístico a nivel popular ningún artista pretende que sea rentable. Esta es una realidad elemental y al mismo tiempo triste; es harto conocido que de todas las actividades humanas, la que requiere mayor vocación es la artística, puesto que no confunde ni obnubila las aspiraciones tras las promesas de futuros económicamente prodigiosos.

En segundo lugar no se pretendería equiparar la capacidad técnica de la ópera de los grandes teatros con fosas orquestales; ya que obviamente detalles como el bel canto no son cosas que las hace cualquiera… Además lo que se quiere no es “sacar a la ópera de los teatros”, que es algo ya hecho, añadiendo que dentro o fuera de los mismos la producción es la misma y no representa un viraje metodológico sino una apertura a nuevos frentes… Lo que se haría es clasificar los elementos que logran el impacto en el público y sustituírlos de la manera más creativa posible; por ejemplo, al ser imposible encontrar a nivel popular a alguien que pueda realizar la sublime tarea de interpretar los “9 do de pecho” que Donizetti coloca en La fille du régiment, (http://www.youtube.com/watch?v=bcHb2-TrUnopues se recurriría a la fonomímica con marionetas, grabaciones o con interpretación instrumental.

Por último, es harto conocida la tendencia a realizar trabajos artísticos de garaje que escudándose en la terrible postmodernidad, no aportan uno mas que otro.  Pero la realidad es que el artista se descubre por las duras pruebas que debe enfrentar y su trabajo lo delata; inclusive en el mundo de la competencia globalizadora una mente apenas instruída puede notar la diferencia entre el arte y  los productos de consumo que al final  no son mas que eso, y por ende no duran.

Es decir, el objeto del proyecto no sería la difusión del melodrama –eso es incidental- sino compartir el amor por un género artístico que cuando se lo lleva dentro puede producir sensaciones incomparables y, sin desmerecer otros géneros, es el único capaz de  despertar y mantener presentes los cinco sentidos (y quizás hasta el sexto) haciendo sentir al espectador mas vivo que nunca…

Alejandro Villalba Nieto

Cantantes milagrosos

Cantantes milagrosos

“tengo muchas cosas que decirte

o tal vez solo una

pero grande como el mar

profunda e infinita como el mar… “

 

Mimí a Rodolfo, Acto IV de La Boheme

 

En los tiempos de la mayor apatía hacia el trabajo cultural, es difícil encontrar músicos, más concretamente cantantes, que estremezcan al mundo con sus interpretaciones… Sin desmerecer a los grandes artistas que sobreviven aún, la época de esos monstruos del arte que lograban arrancar la emoción mas pura de sus oyentes no existe más; por un lado gracias a la “aldea global” y por otro a el desinterés por la expresión artística cumbre: la ópera. No quiero decir con esto que los diferentes géneros musicales que coexisten en la actualidad sean desdeñables, sino que para quienes disfrutan de diferentes manifestaciones artísticas sería mucho mas grato deleitarse con un trabajo que las agrupe a todas… Además es una gran verdad que el canto lírico conmueve de un modo más profundo que cualquier otro, y para probarlo traigo algo de lo que se dijo alguna vez sobre aquellos cantantes milagrosos, cosas que difícilmente se dirán alguna vez sobre otro género musical:

 

“Vino de lejos como una estrella… y se perdió en el infinito… “

Mary Garden, sobre el do agudo de Nellie Melba.

 

“Mi Dios… ¿por qué canta tan maravillosamente?”

María Malibrán, acerca de Henriette Sontag.

 

“Hoy Duprez nos electrizó a todos… No son notas las que uno le escucha, es su propia sangre, su propia vida…”

G Roger, sobre el canto de Gilbert Louis Duprez.

 

“Pasó a través del escenario como un cometa…”

Chorley, sobre la interpretación de María Malibrán.

 

“Su canto le devolvió la vida al rey…”

Corbiau, acerca de Carlo Broschi Farinelli.

 

“Qué voz… qué artista… ahora lo comprendo todo…”

Adelina Patti, al escucharse en el fonógrafo.

 

“Mostraba la pureza de su voz, mas allá de toda descripción… luego el impacto de sus trinos…luego un pasaje más brillante y hermosos que el primero…”

Giovanni Andrea Bontempi, sobre el canto de Baldassare Ferri.

 

“¿Quién lo mandó?… ¿Dios?”

Puccini, al escuchar a  Enrico  Caruso.

 

“Caruso no lloraba como una vieja quejosa… Lloraba como un hombre…”

Crítica del MET acerca de Enrico Caruso.

 

“Todos los intérpretes que prometen algo intentan cantar como Caruso…”

Stephen Zuker.

 

“Es el tenor mas grande del mundo…”

Enrico Caruso, sobre John McCormack.

 

“Su sollozo produce un nudo de emoción en la garganta…”

Ron David, sobre Beniamino Gigli.

 

“Señores, les presento a la más grande cantante del siglo…”

Erich Kleiber, acerca de Kristen Flagstad.

 

“La suya es una voz que se escucha una vez en cien años…”

Arturo Toscanini, acerca de Marian Anderson.

 

“Por mi espalda corrieron escalofríos y mis manos transpiraban…”

Sol Hurok, acerca de Marian Anderson.

 

“No es mi voz, es la voz de Dios. El canta a través de mí y cuando termine cantará a través de otro…”

Mahalia Jackson.

 

“Pero, ¿qué le pasa a esta muchacha? ¿no sabía que eso era imposible?”

Antonio Ghiringhelli sobre María Callas.

 

“La mejor y más extraña voz de la historia…”

Carlo María Giulini acerca de María Callas.

 

“Su enorme y vibrante voz se elevaba por encima de la orquesta…”

Franco Corelli, sobre Birgit Nilsson.

 

“Muchos no la escucharon y se perdieron un verdadero festín… El racismo tiene la particularidad de transformar a la gente en sorda, ciega y estúpida…”

Ron David, acerca de Leontyne Price.

 

“El último gran invento italiano…”

Portada del Times, sobre Luciano Pavarotti.

 

“Si hay cinco minutos que encarnan la terrible belleza del bel canto, están en el dueto de La Sonámbula…”

Ron David, sobre la interpretación de Luciano Pavarotti y Joan Sutherland.

 

“Simplemente el bel canto era demasiado hermoso para durar…”

Ron David.

 

Alejandro Villalba Nieto

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑