El amor está sobrevalorado

 

Hace muchos años ya, la etología descubrió que cuestiones como la ternura que se experimenta por los niños pequeños o los cachorros, no es más que una respuesta fisiológica a los mecanismos inhibidores de dichos sujetos (Lorenz, 1973), según los cuales el rostro redondo y los ojos grandes y tiernos de una cría de cualquier especie, tienen como función el evitar ser atacados por los predadores… No sé exactamente en qué medida esto puede aplicarse a otros tipos de sentimientos humanos (y animales), pero es claro que cuestiones como la compasión, la amistad y el amor podrían analogarse a este estudio.

Claro que habrá quien diga que no se pueden comparar, ya que el amor es trascendente… Pero, ¿en verdad lo es? ¿En verdad el amor supera todas las barreras y traspasa todos los límites?  Bueno, si se hiciera una línea del tiempo se podría ver que el poder del amor para traspasar barreras es inversamente proporcional al desarrollo tecnológico (al igual que el poder de Dios con el tiempo pasa de abrir mares a encontrar llaves). Aquí una gráfica:

Sin título

Ahora, es obvio  que ésta gráfica puede ser acusada de no tomar en cuenta cuestiones profundas, como que la deshumanización de la sociedad es culpa del sistema económico y político. Pero, ¿quién ha dicho que esta situación es negativa? A mi modo de ver, la llamada deshumanización (o el poder decreciente del amor) no son para nada cuestiones peyorativas, siempre y cuando no se pierdan las características que en verdad nos hacen lo que somos: seres humanos.

Lo que se quiere demostrar aquí no es que la sociedad se encamina hacia la deshumanización ni mucho menos, sino que el amor, la bondad o la ternura, siendo tan importantes para la existencia humana, están sobrevalorados. No son trascendentes, no provienes de Dios ni mucho menos, son solamente respuestas fisiológicas evolutivas similares a los mecanismos inhibidores, a las que se confiere un aurea de inspiración divina por el simple hecho de no encontrarles un origen lógico, al puro estilo de los mitos griegos.  Y el progreso tecnológico los nulifica. Esto se puede ver por ejemplo, en un soldado, que es capaz de presionar un botón para asesinar a cientos de civiles al otro lado del mundo, pero no es capaz de degollar a un cachorro mirándolo a los ojos. Si estos mecanismos fuesen absolutos y trascendentes (como sostienen quienes los llaman bondad, compasión o amor) no se dejarían anular por el desarrollo tecnológico, los valores no aparecerían solamente cuando hay contacto con la realidad, y no hicieran tangible además el carácter deshumanizante de la tecnología…

headband_copia_3897

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s