Arturo Nieto: la incontenible ternura del arte

H19106-L67338478Figura excepcional de la forma y el color, Arturo Nieto es una de los más atrayentes genios del indigenismo latinoamericano y, paradójicamente, un artista muy poco conocido. Su trabajo inicialmente es como muchos otros, habla de realidad social, da testimonio de lo crudo, despiadado y brutal que es el mundo real. Pero lo interesante en sus obras es que, a pesar de mantener la línea guayasaminesca de una denuncia furiosa, se puede advertir al instante un dejo de inocencia en ellas, una mezcla de simplicidad y profundidad que habla mucho de lo que esconde el alma humana bajo toneladas de dolor. En sus cuadros se evidencia la indignación y la furia, pero también el amor, la nostalgia y sobre todo la inocencia, misma que muestra solo una parte pequeña de su belleza dejando al espectador solo imaginar la incontenible ternura que se esconde tras los coloridos trazos de ceras y pasteles.

young-girl

 

Primer hippie de América y el último de los bohemios

 

il_570xN.1108093581_e0qmArturo Lenin Nieto Checa, gran pintor  ecuatoriano, nació en la ciudad de Quito el 16 de mayo de 1933.  Fue hijo de José Nieto, un trabajador de ideas socialistas y Rosa Checa, una mujer muy católica. Desde muy pequeño dio pruebas de su precocidad al demostrar su talento para leer, dibujar y escribir,  y por  ser muy autónomo en todas sus actividades. Sus estudios primarios los realizó en la escuela Chile, ubicada en el centro de Quito. Antes de los 10 años ya tenía interés por conocer el mundo, por investigar la realidad de la gente, misma que veía a través de una sensibilidad especial que le permitía irse haciendo consciente de la tragedia social que lo circundaba, pero también de la profunda belleza de la cultura popular, misma que posteriormente plasmaría en su obra. Siendo aún muy pequeño se aventuraba a conocer el país escapándose de su casa para ir lo más lejos que podía, en cierta ocasión estuvo durante mucho tiempo en el hospital San Juan de Dios víctima del paludismo que contrajo en un viaje que hizo a pie hasta Santo Domingo de los Tsáchilas.

Sin título3Dejo su formación académica para ser autodidacta, su aprendizaje siempre constante  abarcaba la literatura, teología, política, filosofía y la historia del arte.  Pero no solo fue letrado en humanidades sino también en ciencias exactas, especialmente la física y la astrofísica. Su pasión por la lectura y su incansable indagación sobre diversos temas lo convirtieron en un erudito conocido en su tiempo por los círculos intelectuales de la ciudad.

En su juventud vivió en Bogotá con a su hermano mayor Manuel Eduardo Nieto, considerado uno de los maestros de la acuarela latinoamericana  junto a Carlos Fandiño y Jorge Carcavallo.  Allí no sólo aprendió los geniales procesos de la acuarela colombiana sino que pudo experimentar  varias técnicas diferentes como el óleo, pintura acrílica, plumilla, gouache y tinta.

H5649-L78008753A la muerte de su padre regresó a Quito y decidió quedarse a vivir en esta ciudad al nacer su primer hijo, aunque volvió en algunas ocasiones a Bogotá.  De esta época data su primera producción plástica, misma que lo conectó con el mundo artístico y cultural de la ciudad. El arte le suscitaba una profunda emoción difícil de describir, una mezcla de sensaciones en las que aferraba su necesidad creativa, sensaciones que usaba como materia prima de su magnífica producción y que poco a poco lo fueron controlando y produciendo una profunda tristeza de la que ya no iba a salir. Alternaba sus períodos creativos con el alcoholismo que era lo único que le ayudaba a sobrellevar su aflicción, la profunda aflicción que se agravaba día con día al comprobar que el egoísmo y la ignorancia eran los señores feudales de la sociedad il_570xN.1058466131_gm5cmoderna. Su alma sabía de lo inevitable del sufrimiento y la desigualdad social, sabia de las barricadas que se alzaban contra la gente valiéndose de la educación, la religión y la política de su época, y esa certeza generó en él aquel triste estoicismo que puede verse claramente plasmado en su obra. Su forma tan diferente de ser y de pensar no se acondicionaba a nada conocido, su riqueza creativa e intelectual buscaba siempre concebir espacios propios.

Más tarde abandonaría la vida bohemia para dedicarse a investigar y profundizar en temas filosóficos y científicos, además en nuevas y diferentes técnicas de creación pictóricas. Se aventuró en nuevas técnicas de dibujo con grafito, carbón y tinta, así como el esgrafiado y  la serigrafía, técnica que aplicó sobre todo a rincones coloniales de lo que era el Centro Histórico de Quito en los años 60s y 70s, plasmando con detalles sus iglesias y conventos. Experimentaba con todo, pues cada material parecía tener una expresión propia en sus manos, hasta que finalmente se aferró a la técnica de la cera, misma  que aprendió a fabricar por sí  mismo con nieto_arturo-townscape-OM7db300-11352_20150926_16DBY6WQ6W_157pigmentos, aceites y parafina. Creaba ceras duras y suaves según sus requerimientos, cada una de ellas tenía características únicas y plasmaban el color con tonalidades y una luminosidad única. Es en esta técnica que realizó sus más importantes obras, mismas que muestran la realidad social del indígena ecuatoriano, no como una denuncia sino como un abrazo de amor hacia la belleza cultural, como un aplauso de pie para llamar la atención del mundo y develar la ternura e inocencia de los pueblos marginados y de sus costumbres.

El reconocimiento internacional

Olga Fisch, empresaria, diseñadora, coleccionista y gran promotora del arte arturo-nieto-mother-and-childecuatoriano, fue la primera que ayudó a promover los cuadros de Nieto, alentándolo a continuar con su obra, misma que más adelante fue llevada y expuesta en el exterior. Gracias al patrocinio de Fisch, sus cuadros llegaron a ser  admirados y valorados por extranjeros de Estados Unidos, Alemania e Israel. Constantemente los clientes  de estos países le hicieron pedidos de varias pinturas  al artista,  lo que  le dio para vivir holgadamente durante un gran período de su vida.  Su naciente fama fuera del país hizo que muchas personas interesadas en su obra  le propusieron contratos de negocios  que nunca aceptó, pues su carácter muy particular no le permitía aceptar relaciones legales que hubieran de alguna manera amenazado su libertad  y autonomía.

H0038-L73105128Entre sus múltiples creaciones, Nieto realizó una colección particular de cuadros en acrílico con temas basados en su percepción del mundo y de la realidad. Plasmo ahí la existencia del ser como caminante eterno de la nada, y sus largos silencios en colores y formas que vibraban como una música maravillosa que solos e escuchaba en el silencio. Esta colección fue guardada muy celosamente por el artista, pero  fue vendida arturo-nieto-boy-playing-flutepor su conviviente a un marchante extranjero, aprovechando que Nieto no se encontraba en la ciudad. A su regreso, el artista sintió mucho esa pérdida, puesto que nunca más pudo saber en vida algo sobre el destino de sus obras. De haber vivido hasta la llegada del internet, Nieto podría haber constatado lo mucho que sus pinturas son apreciadas en la actualidad, puesto que existen muchos sitios alrededor del mundo en los que se puede ver su obra, e inclusive hay marchantes que subastan sus pinturas en precios que van desde los 800 hasta los 5000 dólares americanos como puja inicial. Paradójicamente, en el Ecuador que lo vio nacer, muy pocos conocen y aprecian su magnífica producción. .

vtg-arturo-nieto-listed-ecuador-folk-art-pastel-portrait-painting-signed-nr-yqz-3205c88137b1b10e60ca087a65523e45Arturo Nieto falleció en 1995 a la edad de 61 años, en Quito, ciudad a la que le debe la valiosa inspiración recibida para concretar gran parte de su obra, pero que no posee más que unas pocas muestras de ella, ya que la mayoría se encuentra en colecciones privadas y galerías de los Estados Unidos, e Israel principalmente.

El proyecto Arturo Nieto para las Artes, es una iniciativa promovida por el también artista, editor y pedagogo Alejandro Villalba Nieto, quien pretende con esta idea realizar una recuperación de parte de la obra del gran artista quiteño, ya que la misma es un fragmento del patrimonio cultural de todos

mother-and-child1 (1)

los ecuatorianos. Para este fin, el paso inicial es la difusión de la obra que en vida hiciera Arturo Nieto, a fin de que el público pueda reconocer su trabajo y ayude a encontrar más pinturas de su autoría. Es posible que muchas de estas pinturas aún estén en el país, en colecciones privadas, adornando casas y oficinas o deteriorándose en áticos y sótanos, por lo cual el aporte de todos es importante, a fin de reconocer tesoros escondidos bajo las capas de polvo de los años, para sacarlos a la luz y para dar al Ecuador y al mundo una muestra de la belleza que el talento de los ecuatorianos es capaz de concebir.

 

 

Anuncios

¿Serán japonesas la organización y la disciplina? Por Iroel Sánchez

La pupila insomne

La célebre serie Los Soprano muestra cómo el gran negocio por el que los mafiosos de New Jersey estaban dispuestos a matar era la recogida de basura en la ciudad. Lo he recordado al ver que la prensa cubana ha destacado la firma de un acuerdoque canaliza un donativo japonés por diez millones de dólares que “ayudará a optimizar la recolección y la disposición final de los residuos sólidos en La Habana”. 

Ver la entrada original 935 palabras más

Blog de WordPress.com.

Subir ↑