El dueño del balón

La mayoría de la gente cree que un sistema político sin cabeza reguladora no podría sostenerse p111220-082319orque el ser humano necesita que se le pongan límites… Por tanto, según esto, la anarquía no es viable.  Pero en realidad la mayoría de teorías anárquicas (especialmente el anarcosindicalismo) no creen que el ser humano deba ser desregularizado, sino que el mismo, por su propia cuenta puede hacerlo sin entidades coercitivas de por medio… Y hay pruebas de que esto sí es posible; cuando miramos un partido de fútbol callejero por ejemplo, podemos darnos cuenta de que hay  en él una gran disposición a la organización con reglas creadas y reguladas por los participantes, reglas que ni siquiera tienen necesidad de ser enunciadas por que todos las saben, y si no las saben las intuyen. Entonces, a la falta de un ente regulador, las personas buscan maneras de organizarse en las que no haya una cabeza, sino la participación colectiva. Pero si alguien tiene una atribución más que el resto podría acabar con la organización de dicho sistema, y los jugadores del partido saben esto muy bien; es por esto que entre las reglas que intuyen está la de no hacer enojar al dueño del balón…

75 años de la Segunda Guerra Mundial

Tribuna Popular

Las potencias imperialistas se reparten el mundo y buscan liquidar a la URSS

toma-berlin-urssWladimir Abreu (*).

Especial para TP.- El 1 de septiembre de 1939, 1 millón 500 mil soldados, 2.700 aviones, 9.000 cañones y 2.300 tanques de la Alemania nazi invaden Polonia, llevando a cabo la Operación Fall Weiss (Caso Blanco), dando inicio a la que se conocería como Segunda Guerra Mundial, pero ¿cuándo comenzó realmente la “Segunda Guerra Mundial”?

Ver la entrada original 539 palabras más

¿Cuál es la alternativa?

headband_copia_3897Cuando en 1507 Edmond Halley predijo que un cometa llegaría luego de 52 años, muchos creyeron que estaba haciendo competencia a los brujos que adivinaban el futuro. Muy pocos entendieron que lo único que Halley hizo fue calcular la obvia repetición de un evento regular. Pero hace 500 años a las personas les resultaba -y hasta a nosotros nos resulta- difícil comprender cuando un resultado es consecuencia de una acción anterior…

Ejemplo: si camino directamente hacia un poste, la consecuencia es un buen golpe. O si cruzo la calle sin mirar ambos lados la consecuencia es una enorme cuenta del hospital, o quizá hasta un velorio. Hasta allí, son consecuencias obvias, pero vayamos más allá. Cuando no hacemos las tareas de la escuela perdemos el año. Y cuando perdemos el año nos convertimos en lacras de la sociedad. Cuando no acatamos las reglas del trabajo nos despiden, o cuando no obedecemos a nuestros maestros nos expulsan. Y vayamos aún más allá. Cuando no tenemos estabilidad económica no somos respetados. Y cuando no tenemos un automóvil no somos nadie. ¿No somos nadie?

Parece fácil entonces descubrir que algunas consecuencias de nuestros actos no son mas que reglas que alguien se inventó, y que no existirían si nadie las aplica. Es decir que si no está mi maestro, nadie me castiga por no haber hecho la tarea. Y llevado eso al extremo nos encontramos con que saber las consecuencias de algo no depende de nuestro razonamiento sino de conocer las reglas, y eso lleva a equivocaciones. Pero en realidad, la mayoría de las veces no equivocamos las consecuencias, sino que “no sabemos cuales son”. Chomsky dice que “la población no sabe lo que está ocurriendo y ni siquiera sabe que no sabe”, pero esto no significa que no podamos discernir, sino que no podemos elegir una alternativa que no conocemos. Y no la conocemos por que quienes hacen las reglas del juego se encargan de que no podamos encontrarla. La patología de esta sociedad es responsabilidad de omisión por parte de la misma sociedad… Si no nos han mostrado nunca la alternativa: ¿Podemos saber que existe?

Un “forajido” al Ministerio de Cultura

Debería ser común que en los noticieros se presente a los actores políticos con su nombre y el cargo que ocupan (es decir, asambleísta por tal provincia, concejal por tal distrito, etc.) pero normalmente lo que se ve es el cargo subordinado al proyecto político al que se deben (osea, asambleísta por tal partido o movimiento). Esto se comprende ya que los votos que le dieron el cargo son a cambio de propuestas partidivelascostas, pero lo triste es que los ecuatorianos casi nunca sabemos por que provincia o distrito fue elegido tal o cual representante, mientras que solo con que lo nombren se puede saber a que partido pertenece. Esta tendencia a priorizar el proyecto por sobre todo puede incluso ser efectiva dependiendo del campo en el que se aplique, pero para cualquier mentalidad no muy versada en asuntos referentes al arte y la cultura, es obvio que por lo menos aquí no es aplicable ni por asomo. Me refiero a la designación del sr. Paco Velasco como Ministro de Cultura; es obvio que este señor es una persona con grandes aptitudes políticas y que tiene gran compromiso con el proyecto de la revolución ciudadana, pero tomar esto como único parámetro de designación (ya que el sr. Velasco no es cercano al ámbito cultural ecuatoriano) es casi una ofensa para quienes si creemos que el arte y la cultura son factores vitales para el ser humano. Y no tendría que serlo si a fin de cuentas lo que haga o proyecte el gobierno no interfiere con el trabajo cultural ecuatoriano -que no es poco- ya que durante décadas se ha producido arte sin esperar las migajas de los gobiernos que creen hacer mucho al ayudar a un área que, en su pusilanimidad, consideran secundaria. El problema y por lo que considero que tal designación si nos compete es el proyecto de institucionalizar las entidades artísticas subordinándolas a dicho Ministerio.  La propuesta de convertir a los núcleos de la CCE en delegaciones del Ministerio de Cultura es un ejemplo de lo que digo. La idea de una institucionalidad artística es algo contraproducente ya que los virajes, las revoluciones y cambios del pensamiento humano se han dado y seguirán dándose cuando alguien derriba las columnas del sistema vigente, y no podría hacerlo si ese alguien es parte de este sistema que pretende derribar. Es decir, el arte es la única actividad humana en que la disciplina y el ordenamiento en instancias totalizadoras, aunque le otorgue eficacia, lo estanca y hace que desaparezca de muerte lenta.  lo que otorga identidad a una sociedad es lo que los artistas pueden hacer de ella, y no podrán hacer nada si las herramientas creativas son reguladas por la misma sociedad que se pretende cambiar. Orwell imaginó una sociedad en la que el gobierno despojaba al lenguaje de significantes y con esto evitaba las nuevas ideas ya que sin palabras para ser expresadas, tampoco podían ser pensadas. No es el caso en el que nos encontramos, pero si tomamos en cuenta (y esto es algo que con seguridad el sr. Velasco no conoce) que el artista es quien puede transgredir la línea entre el mundo conocido y el millones de veces mas grande mundo por conocer que subyace bajo las palabras; entonces el pretender que dicho artista trabaje bajo ciertas “directrices” en nombre de la eficiencia y el socialismo es un crimen. Y quiero aclarar que yo si creo en es socialismo. Por esto, la autonomía de la CCE no puede ni debe estar subordinada ni aunque esto pudiera traer grandes inversiones del gobierno (y personalmente creo que no las puede traer). Me dirán que con los medios masivos de comunicación es un caso parecido sino el mismo, pero la diferencia es que los medios forman la opinión pública, lo saben, y se aprovechan de aquello, mientras que los artistas forman el alma del ser humano, lo saben, pero no pueden aprovecharse de ello ya que si lo hicieran simplemente dejarían de ser artistas.

La prodigiosa historia de un atentado

43

Recapitulemos: el pasado 15 de abril dos explosiones junto a la línea de meta de la maratón de Boston sorprendieron a los Estados Unidos, las víctimas fueron tres, mientras que los heridos ascienden a 183 personas, 23 de las cuales están en estado crítico. Inmediatamente se iniciaron las investigaciones y luego de 5 días, gracias a la eficiencia del servicio de policía norteamericano (que, obviamente no es la institución disfuncional de la que habla Moore en sus filmes) los responsables fueron reconocidos, perseguidos y capturados, incluso uno fue abatido de manera legítima (en los Estados Unidos nadie duda que la muerte de un terrorista es completamente legítima)…y la historia toca a su fin. Aunque todavía queda la historia de los “comunistas resentidos” que desde la red hablan de autoatentado (http://www.aporrea.org/actualidad/a14987.html), de montaje, que culpan al profesor Chomsky por ser el MIT uno de los escenarios de esta historia, que etiquetan a los culpables como “pobres perturbados” en el supuesto de que defienden causas de extrema derecha, o que los tildan de “monstruos criminales” si reconocen sus ideologías como apegadas a la izquierda… Bueno, resulta que ni lo uno ni lo otro; se trata de Tamerland y Dzhokhar Tsarnaey, dos hermanos de la región rusa de Chechenia que estudiaban en los Estados Unidos desde el 2007 y que –para el norteamericano promedio esto explica su demencia- eran musulmanes. Mal de males. No me atrevería a defenderlos sin pruebas contundentes, ni a calificar todo como un burdo montaje ya que, como sabemos, la verdad suele ser bastante relativa. Pero para cualquier persona no demasiado versada en asuntos políticos resulta un completo insulto a la inteligencia el modo como los medios de comunicación presentan esta noticia, tanto que cualquier persona con algo de sagacidad llegaría a la conclusión de que, o bien la prensa es un reducto de retrasados mentales (conclusión no tan errada) o bien se está escondiendo algo. Vamos a ver los puntos más extraños de toda esta historia, aclarando que, todos los datos aquí expuestos son de dominio público, la mayoría se encuentran en la misma cuenta de twitter del departamento de policía de Massachusetts https://twitter.com/Boston_Police :

Las dos bombas caseras que explotaron el lunes en Boston fueron construidas de manera artesanal en ollas de presión, aparentemente eran más de dos pero la oportuna acción de la policía neutralizó las otras que pudieron ser detonadas a distancia (muy lógico, ollas de presión detonadas a control remoto); el viernes se dió una hollywoodiense persecución en la que los hermanos iban disparando y lanzando explosivos a sus perseguidores, según algunas fuentes los sospechosos lanzaron a la Policía una bomba hecha con una olla de presión, tal como fueron preparadas las que colocaron en la Maratón (bueno, lanzar una olla de presión en plena persecución no lo he visto ni en Hollywood). Las autoridades dicen que uno de los sospechosos está armado con rifles, pistolas y granadas, y, en el cruce de balas que se da en el MIT, Sean Collier, policía, es asesinado por los dos hermanos. Según las autoridades, el policía nunca confrontó a sus asesinos ya que su arma de reglamento permanecía en la baqueta (atención: un joven de 19 años con rifles, pistolas y granadas contra un oficial desarmado).

Los sospechosos lograron refugiarse en Watertown, donde uno de ellos, al que el FBI llama sospechoso número 1, fue abatido a tiros por los agentes.  El segundo sospechoso “pudo escapar del automóvil” y huir, explicó un mando policial, aunque luego de algunas horas de una búsqueda casa por casa fue apresado. Un portavoz de la Policía de Massachusetts confirma mediante un comunicado que en el apartamento de los sospechosos encontraron bombas caseras, y más de 200 municiones (en casa de cada psicópata norteamericano se ha encontrado algo parecido, quizá todos son parte de una especie de Ku Klux Klan) cosa que, aunque suene paradógico, convence más a los norteamericanos de que la libertad de poseer arsenales caseros para defenderse es vital. El mismo portavoz, al tratar de explicar algo de lo sucedido dice que no eran más que terroristas que vinieron a matar gente (esto si lo aprendió en alguna de las entregas de Ironman) y para dar el toque que faltaba, un invitado de Fox News y la CNN, el comentarista conservador Erik Rush, provocó una polémica al proponer una matanza de musulmanes en respuesta al atentado de Boston.

El padre de los jóvenes ha asegurado desde Rusia que su hijo (cuando el primero ya había sido abatido) es inocente. Respuesta natural de un padre, hasta que extrañamente sostiene al puro estilo de Bin Laden que si matan a su hijo, se desatará el infierno. También dijo que si bien es inocente, apelaría a su hijo a rendirse pacíficamente. Agregó que su opinión es que los servicios secretos se la han jugado a sus hijos porque son creyentes musulmanes. La opinión del padre, en su casi totalidad, era algo de esperar. Lo raro es la declaración de Ruslan Tsarni, tío de los implicados, que ha querido distanciarse de los hechos, llamando “perdedor” a su sobrino y exigiéndole que se entregue y que pida perdón a los Estados Unidos. Y de su sobrino fallecido dijo: “Se lo merecía. Era un perdedor. No se merece vivir en este mundo” (bueno, alguien me dijo que el nacionalismo en Norteamérica es exacerbado de un modo arcaico, pero una actitud así no me parece lógica ni por estas tristes circunstancias).

Para terminar, la policía de Boston publica un sinnúmero de agradecimientos y dedicatorias al más puro estilo populista. “La caza se ha acabado. La búsqueda ha terminado. Se acabó el terror. Y la justicia ha ganado”, “Viva Dios y viva Norteamérica”, y algunas cuestiones más que se pueden leer en el twitter.  La gente salió a las calles con banderas norteamericanas y vitoreó a los héroes. Los vecinos de Waterston, Cambridge y Boston, que habían sido instados a quedarse en sus casas todo el día, tomaron las calles y bebieron, celebraron y llenaron de gritos patriotas el aire que todo el día había estado enrarecido, con todo el área metropolitana convertida en escenario de una potente operación policial y militar. Lo bueno es que el gran final no será oscurecido con declaraciones impropias ya que Dzhojar Tsarnaev, el joven que fue detenido, no puede hablar por heridas graves en su garganta (demasiado conveniente, a mi parecer). Pero, por desgracia, quien sí estuvo a punto de arruinar el patriotismo fue el presidente Obama cuando en lugar de repetir la versión de que “eran monstruos por ser musulmanes”, habló de los sospechosos como “jóvenes que han crecido y se han educado en Estados Unidos”.

Después de todo, no me atrevería a sentenciar que todo esto fue un montaje, pero el modo de actuar del oficialismo norteamericana crea la duda… Y el tener esa duda en lugar de aceptar la versión de quienes dicen representar al pueblo es lo indignante…

Alejandro Villalba Nieto

http://nuevodesordenmundial.blogspot.com/2013/04/alex-corrons-el-atentado-de-boston-pudo.html

https://twitter.com/Boston_Police

http://www.aporrea.org/actualidad/a14987.html