Reduccionismo y competencia: La fórmula del desastre

Uno de los eternos problemas ideológicos es el de la responsabilidad… por un lado están los que creen que las personas son enteramente responsables de sus actos, mientras que por otro están quienes creen que la sociedad enajena a las personas para beneficio de alguien más. Entonces nos damos cuenta que ambas opciones contienen implicaciones sombrías; si todos somos enteramente responsables entonces la pobreza es consecuencia de la vagancia; y si todos somos sujetos a la enajenación, pues por consiguiente no somos más que “perros pavlovianos”. No creo que sea posible resolver aquí el problema, pero si se puede analizar por qué el ser humano tiene una necesidad desesperada de adherirse a una sola opción, cuando lo sensato es encontrar el punto medio…

Por lo general los pensadores de derecha se inclinan por la responsabilidad individual mientras que la izquierda suele acercarse  a las tesis conductistas, aunque a veces (muy de vez en cuando) surgen pensadores como Sartre, (quien creía en la responsabilidad individual mientras se declaraba abiertamente simpatizante de los bolcheviques), pero ese es un caso aislado. Y lo interesante es que Sartre (al igual que Heidegger) planteaba además algo llamado análisis fenomenológico, que en palabras simples consiste en deshacerse de los velos culturales que cubren la realidad. Entonces es aquí donde puede encontrarse el meollo del asunto; la necesidad humana por adherirse a las soluciones más reductoras obedece a un instinto cultural de ordenamiento del caos, el mismo instinto que hizo que el juego del tetris fuera tan popular. Y si juntamos este instinto (que simplifica todo y a todo quiere dar sentido en medio de una realidad a todas luces caótica) con otro instinto humano no tan inocente: el de la competencia (que hace que demos la vida por una bandera o por un equipo de fútbol) tendremos la fórmula perfecta del dogmatismo y del fanatismo…

111220-082319

Anuncios

El legado de una lengua

El latín está en todas partes y en ninguna a la vez. Se lo utiliza cuando hablamos coloquialmente, cuando tratam111220-082319os de parecer cultos, cuando usamos jerga y hasta en el lenguaje vulgar. Y no solo ocurre esto en nuestro idioma sino en muchos otros también; por tanto podemos decir con seguridad que el latín es una lengua viva, quizá la más viva del mundo. Pero, en el sentido estricto de la frase, una lengua viva es aquella que es usada de manera íntegra por miembros de una comunidad y no como parte de otras lenguas(1); entonces, consecuentemente, tenemos que admitir que el latín es una lengua muerta.

Es de esperar entonces que, para determinar si el latín es una lengua viva o muerta, se realice una investigación sobre las normativas científicas de clasificación lingüística, pero es de esperar que la misma arroje resultados favorables a la tesis de la lengua muerta. Para sostener que el latín no ha muerto como lengua (que es la tesis sobre la cual versa el presente ensayo) se debe recurrir a argumentaciones un poco menos preceptivas; además se debe tomar en cuenta que los principios epistemológicos sobre los que se basan las ciencias normativas llevan años en crisis, y que es precisamente rompiendo estos principios que las teorías actuales crean nuevos axiomas.

Tomando en cuenta esto, se plantea que la premisa de que “la lengua que no se habla en comunidad es lengua muerta” no pierde validez, pero si importancia cuando se da paso a otro argumento que al parecer es mucho más sólido; tomando en cuenta que, culturalmente hablando el latín es muestra de erudición, que su conocimiento permite desentrañar el significado de términos desconocidos, y dado que saberlo allana el camino para hablar otras lenguas, hablar latín es actualmente una necesidad en vigencia, hay personas que saben (aunque no lo usen en comunidad), personas que aprenden y personas que quieren aprender (entre las que me cuento) esta lengua. Entonces el nuevo argumento quedaría planteado de la siguiente manera: “Una lengua está viva mientras haya interés en aprenderla”.

Claro que el simple hecho de querer aprender una lengua no implica que siga viva, la presente argumentación prevé que dicho interés sea consumado, es decir, que existan formas de aprenderla, gente aprendiéndola y que se proyecte más hablantes a futuro. Y el latín reúne estas condiciones y podríamos decir que las supera con creces, ya que actualmente siguen apareciendo términos y neologismos(2) para poder comunicarse en una lengua que supuestamente lleva muerta por mucho tiempo.

Entonces, no solo es necesario replantearse la noción del latín como lengua muerta sino también, a riesgo de parecer altisonante, los axiomas de clasificación de las lenguas. Por que obviamente el latín seguirá siendo usado por muchos años, y no es lógico que por el simple hecho de cumplir con requisitos normativos siga siendo considerado como lengua muerta. O quizá pueda ser que entre en una tercera catalogación, creada a partir de las características propias de lenguas de estudio como el latín o el esperanto  (el latín no es la única lengua con esas características, existen muchas lenguas usadas solamente para trabajo científico o ritos religiosos), pero eso por ahora es solo una idea incompleta…

1. http://elpais.com/diario/1997/10/07/sociedad/876175206_850215.html

2. http://cala.unex.es/index.html

Dios y la música

Cioran decía que la única prueba de la existencia de Dios era la música de Bach, pero lo que quiso decir en realidad es que sin Bach, Dios estaría incompleto… De la construcción de Dios se encargaron muchos de los mas grandes artistas de todos los tiempos, ya que si solo fuera por los argumentos idiotas de las iglesias hace tiempo que el mundo habría escupido a Dios en la cara… El sacerdote puede crear cualquier atributo para la divinidad, pero si no tiene un artista a su lado que le de el alma a esa creación no habrá un solo idiota que rece a nada… Y Bach dedicó casi toda su vida a construir “el alma de Dios” en la música, a hacer que la gente sienta en lo más profundo el arte y lo identifique con una “presencia divina”…

El dueño del balón

La mayoría de la gente cree que un sistema político sin cabeza reguladora no podría sostenerse p111220-082319orque el ser humano necesita que se le pongan límites… Por tanto, según esto, la anarquía no es viable.  Pero en realidad la mayoría de teorías anárquicas (especialmente el anarcosindicalismo) no creen que el ser humano deba ser desregularizado, sino que el mismo, por su propia cuenta puede hacerlo sin entidades coercitivas de por medio… Y hay pruebas de que esto sí es posible; cuando miramos un partido de fútbol callejero por ejemplo, podemos darnos cuenta de que hay  en él una gran disposición a la organización con reglas creadas y reguladas por los participantes, reglas que ni siquiera tienen necesidad de ser enunciadas por que todos las saben, y si no las saben las intuyen. Entonces, a la falta de un ente regulador, las personas buscan maneras de organizarse en las que no haya una cabeza, sino la participación colectiva. Pero si alguien tiene una atribución más que el resto podría acabar con la organización de dicho sistema, y los jugadores del partido saben esto muy bien; es por esto que entre las reglas que intuyen está la de no hacer enojar al dueño del balón…

75 años de la Segunda Guerra Mundial

Tribuna Popular

Las potencias imperialistas se reparten el mundo y buscan liquidar a la URSS

toma-berlin-urssWladimir Abreu (*).

Especial para TP.- El 1 de septiembre de 1939, 1 millón 500 mil soldados, 2.700 aviones, 9.000 cañones y 2.300 tanques de la Alemania nazi invaden Polonia, llevando a cabo la Operación Fall Weiss (Caso Blanco), dando inicio a la que se conocería como Segunda Guerra Mundial, pero ¿cuándo comenzó realmente la “Segunda Guerra Mundial”?

Ver la entrada original 539 palabras más

La opción más viable

111220-082319El sistema educativo actualmente se enfoca en el desarrollo de destrezas para que los estudiantes más que llenarse de conocimientos aprendan a pensar, a discernir entre toda la información que la sociedad globalizada les da. Creo que esa es una idea genial pero hay un problema. La sociedad consumista actual no necesita hombres que sepan pensar. Es más, los estudiantes que saben pensar estorban el desarrollo de las fuerzas productivas. Lo que esta sociedad necesita es gente sumisa, que acate los lineamientos de las empresas y aprenda que lo” humano” no puede hacer competencia a lo “eficiente”. Y lo que se obtiene como resultado es una escolarización completamente disfuncional, donde la libertad de los alumnos hace que éstos se den cuenta que la educación no sirve para nada. Y por tanto, no hacen nada. Y para lograr el orden y el acatamiento de la voluntad del docente, la única vía es volver a la represión tradicional…

Pero el primer mundo ya ha resuelto el problema. Los finlandeses elevan el escalafón docente para convertir a la enseñanza en una de las profesiones “competitivas”. Los japoneses y coreanos no pierden el tiempo con teorías y aceptan que lo único que les da primacía en el mercado mundial es la disciplina y la obediencia, entonces educan jóvenes disciplinados y obedientes. Y en Norteamérica se van por una vía aún más fácil; llegan a la conclusión que el desinterés de sus alumnos y su falta de concentración no son culpa de la cultura hollywoodiense (que de paso es un invento suyo) sino de una enfermedad: el famoso “trastorno por déficit de atención”. Y se dedican a medicar a los jóvenes con ritalina y otras drogas… Ahora, para nuestro país, ¿cuál será la opción más viable?

¿Cuál es la alternativa?

headband_copia_3897Cuando en 1507 Edmond Halley predijo que un cometa llegaría luego de 52 años, muchos creyeron que estaba haciendo competencia a los brujos que adivinaban el futuro. Muy pocos entendieron que lo único que Halley hizo fue calcular la obvia repetición de un evento regular. Pero hace 500 años a las personas les resultaba -y hasta a nosotros nos resulta- difícil comprender cuando un resultado es consecuencia de una acción anterior…

Ejemplo: si camino directamente hacia un poste, la consecuencia es un buen golpe. O si cruzo la calle sin mirar ambos lados la consecuencia es una enorme cuenta del hospital, o quizá hasta un velorio. Hasta allí, son consecuencias obvias, pero vayamos más allá. Cuando no hacemos las tareas de la escuela perdemos el año. Y cuando perdemos el año nos convertimos en lacras de la sociedad. Cuando no acatamos las reglas del trabajo nos despiden, o cuando no obedecemos a nuestros maestros nos expulsan. Y vayamos aún más allá. Cuando no tenemos estabilidad económica no somos respetados. Y cuando no tenemos un automóvil no somos nadie. ¿No somos nadie?

Parece fácil entonces descubrir que algunas consecuencias de nuestros actos no son mas que reglas que alguien se inventó, y que no existirían si nadie las aplica. Es decir que si no está mi maestro, nadie me castiga por no haber hecho la tarea. Y llevado eso al extremo nos encontramos con que saber las consecuencias de algo no depende de nuestro razonamiento sino de conocer las reglas, y eso lleva a equivocaciones. Pero en realidad, la mayoría de las veces no equivocamos las consecuencias, sino que “no sabemos cuales son”. Chomsky dice que “la población no sabe lo que está ocurriendo y ni siquiera sabe que no sabe”, pero esto no significa que no podamos discernir, sino que no podemos elegir una alternativa que no conocemos. Y no la conocemos por que quienes hacen las reglas del juego se encargan de que no podamos encontrarla. La patología de esta sociedad es responsabilidad de omisión por parte de la misma sociedad… Si no nos han mostrado nunca la alternativa: ¿Podemos saber que existe?

Kant y la educación

Kant2_baja
Kant

Si para la mayoría de nosotros es desconocido el nombre de Immanuel Kant,  mucho más extraña nos resultaría la frase más rimbombante que de éste señor nos ha llegado: las “formas sintéticas a- priori”. A fin de cuentas, para qué serviría eso en nuestros días. Bueno, aunque Kant nunca dijo que sus teorías tienen que ver con la educación, yo creo que si uno es docente en algo podrían servir, ya que:

  1. Los profesores están hasta la coronilla con las dichosas
    noam_chomsky
    Chomsky

    “destrezas” que el Ministerio se inventó; la cuestión es que no son creación política sino que derivan de las “competencias” creadas por Chomsky en 1965, quien las extrajo de las estructuras de Saussure (1916), quien a su vez las sacó de alguien que las robó de alguien, que, inicialmente, las sacó de las formas sintéticas a-priori de Kant.

  2. Según Kant, es posible crear una oración en la que el predicado sea producto del sujeto, que aparezca sin haberlo escuchado en ninguna parte (es decir que no haría falta enseñar a los niños la diferencia entre bien y mal, porque ya nacerían sabiéndolo)… Esta sabiduría innata son las formas sintéticas a-priori.
  3. Pero… ¡cuidado!, ya que las formas sintéticas a-priori no funcionan si no se produce la experiencia sensible; son como un programa de computadora que no funciona si no se le introducen los datos (a Kant no se le ocurrió este ejemplo ya que vivió hace más de 200 años).
  4. Lo que hizo Kant fue decir que estos “programas mentales” existían, Chomsky por su parte hizo un manual de funcionamiento para los mismos.
  5. Ésta teoría es atractiva para los pedagogos porque satisface a dos bandos aparentemente irreconciliables: a quienes creen que todos somos iguales por naturaleza y a quienes piensan que unos nacen más aptos que otros.
  6. Según Kant estos programas son iguales en todos nosotros, según Chomsky son completamente diferentes en cada individuo.
  7. En lo que si coincidieron ambos es en que la sociedad se encarga de orientar los programas mentales (no son realmente programas, pero es más sencillo llamarlos así) según sus intereses corporativos, es por esto que la mayoría de la gente admira a sus opresores y no admiten cambios ni revoluciones en su estilo de vida.
  8. Entonces, la idea de implementar destrezas en la enseñanza es que el alumno aprenda a usar sus programas para que el sea quien discrimine la información que recibe, es decir, que aprenda a ser libre. Pero, paradójicamente, se quiere hacer eso sin salir de un sistema escolar que data de hace 200 años y que fue creado para formar los empleados obedientes de la revolución industrial.

Entender a Kant no ha sido tan difícil…

Blog de WordPress.com.

Subir ↑